Mapa-enlace, cortesí­a de http://go.hrw.com. Hacer click sobre el nombre del paí­s de interés para información básica



8.5.05

Sobre la época en la que me tocó nacer y un poco de historia personal

Nací a mediados de los años setenta, una época polémica y cambiante. Vengo de dos familias de tradición. Uno de mis bisabuelos paternos fue años atrás el juez de Novo Mesto, una de las principales ciudades de Eslovenia, la república septentrional de la ex-Yugoslavia, en la época del primer reino antecesor de este país; su familia, por ende, gozaba de amplio renombre en su sociedad, era bien acomodada y llena de todos los valores de antaño, aunque el papá de mi abuelo haya gozado en aquel tiempo de fama de liberal. Por su parte, la familia de mi abuela paterna gozaba de igual estatus, siendo su padre ingeniero civil del sur de Serbia, encargado de la construcción de caminos y otras obras de ingeniería civil entre Belgrado y Skopie, la capital de Macedonia en esa primera parte del siglo XX. Vivían al otro extremo de lo que sería mi Yugoslavia, simultáneamente en Belgrado y la ciudad homónima del lago en cuya orilla descansa- Ohrid, en Macedonia, la república colindante con Grecia.

Les tocó a mis abuelos luchar en la Segunda Guerra Mundial en contra de los invasores nazis y a favor de una revolución socialista como parte de los partisanos y el Partido Comunista de Yugoslavia (KPJ). Su rebeldía era clara: querían cambiar el mundo y construír uno mejor. Desde luego, tuvieron su oportunidad.

Mi abuelo es abogado y trabajó muchos años en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SIP, por sus siglas en serbio-croata) de la ex-Yugoslavia, en Belgrado; prestó servicio en las embajadas de su país en Italia, Argentina, México, Costa Rica; llegó a ser Coordinador de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Yugoslavia para Centroamérica, con sede en San José de Costa rica, aunque énfasis especial en la revolución sandinísta nicaragüénse. Mi abuela, su esposa, es arquitecto de profesión y fue directora de una de las constructoras yugoslavas, además de haber seguido a mi abuelo en todos sus puestos y viajes. Actualmente viven en la costa croata, como extranjeros –mi abuelo, esloveno y mi abuela, serbia.

Sus hijos, mi papá y su hermana, ingeniero y arquitecta, son un ejemplo claro de la generación de la posguerra yugoslava; criados con todos los valores comunistas y sueños de un mejor mañana. Igualmente tuvieron su propia revolución a finales de los sesenta y toda la década de los setenta… una revolución de valores, de libertad, un comunismo diferente al existente, una revolución sexual, musical, mundial, en todo caso, una revolución mucho más cultural que política o social. Lo vivieron en Belgrado, mi papá también en Ljubljana, y posteriormente en México. Haber sido hijos de miembros de la embajada de un país socialista en México, o en cualquier país de Latinoamérica para tal caso, en los años inmediatamente posteriores al ´68, debió haber sido sumamente delicado. Ahí se conocieron mis padres.

Mi abuela materna era médica, ginecóloga. Según se dice, una de las primeras mujeres médicos en México (obtuvo su título en 1933 por la Escuela Nacional Homeopática de México). Tenía el consultorio en su casa, hogar que construyó junto a mi abuelo materno, contador público, quién trabajó muchos años en Ferrocarriles Mexicanos. Siendo parte de una familia típica de la clase media mexicana, mi mamá vivió los sesenta y los setenta en la UNAM, estudiando odontología. Su propia revolución la consumió casándose con un comunista –mi padre- y yéndose a vivir a un país al otro lado del mundo en el que, según percepciones de casi toda la familia y principalmente su abuela -quién no volvió a dirigirle la palabra hasta su muerte- probablemente comían niños. Tras nuestra llegada a México en 1992, viviríamos en casa de mi abuela materna.

En la época de mi nacimiento, aún se sentían la rebeldía, noción de libertad disfrazada de propaganda estadounidense y en suma, todo lo que representaban los sesenta y la generación de amor y paz, al igual que la represión gubernamental efectuada durante el conflicto con la URSS, que terminó finalmente con la llegada de Kruschov al Kremlin. En el año de 1968 (1, 2, 3), también en las grandes ciudades de todas las repúblicas ex-yugoslavas se llevaba a cabo una contrarrevolución de estudiantes y maestros de las universidades; algunos pedían volver al verdadero camino del comunismo y empezar a vivir una cara mas humana de éste, otros participaban de la idea de una necesaria reforma progresista del país, de un sistema pluripartidario real y una economía mixta; otros más coqueteaban con los brotes nacionalistas en Croacia, Eslovenia y Serbia y las Iglesias preponderantes de cada una de aquellas repúblicas. Como estaba de moda en el mundo entero, eran dispersados de cada mitin con lujo de violencia y hasta a manos del ejército.

A mi padre también le tocaron macanazos en Ljubljana ese mismo año.

_____________________________________________

«« Hacia Sobre mi ubicación en el espacio y el tiempo

19 Comments:

Blogger La merde said...

Que buen web blog. Te invito a que conozcás LA PETITE MERDE de Colombia:
http://lapetitemerde.blogspot.com/

lunes, mayo 09, 2005 3:45:00 p. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Muy bienvenid@, petitemerde,
es un placer tenerte por acá y gracias por el comentario.
Desde luego, estaré al pendiente de tu blog.

Un abrazo,
Daniel.

martes, mayo 10, 2005 8:37:00 a. m.  
Anonymous Mario A. said...

Daniel Durini, cuando leí tus orígenes , me puse contento al saber que eras el nieto de Durini que estuvo en la embajada Yugoslava en la Argentina, me alegra mucho que tu abuelo siga viendo, Yo soy descendiente de eslovenos, de viejos inmigrantes llegados al país en 1928, yo nací en 1932 y te felicito por el material que estás publicando. Nosotros fuimos socios de un Asociación Eslovena de Buenos Aires llamada Delavsko Kulturno Drustvo Ljudski Oder. Chau Saludos a tu abuelo también.

sábado, noviembre 26, 2005 11:23:00 p. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Estimado Mario A.,

Hasta el día de hoy pude leer tu mensaje. Qué maravilla que hayan convivido tú y mis abuelos en Buenos Aires. Ellos están bastante bien (para su edad), y pasan sus días entre la costa dálmata y Novo Mesto, más o menos, mitad del año en un lugar y la otra mitad en otro. Justo este invierno lo pasarán en Eslovenia. Les enviaré sus saludos, y por mi parte, te doy la más calurosa bienvenida a este blog y agradezco tus palabras.
Chau.

lunes, noviembre 28, 2005 3:00:00 p. m.  
Anonymous Mario A. said...

Estimado Daniel
No quiero perder esta vinculación, por lo que leo sos un joven con opiniones que ven el proceso Yugoslavo con independencia de criterios, valorando lo positivo y lo negativo del sistema. Aquí en Buenos Aires, un grupo de descendientes de inmigrantes que se consideraban Yugoslavos(teniendo siempre presente sus orígenes del lugar de donde nacieron) y que trabajaron muchisimo para ayudar(a pesar de las persecuciones) a sus hermanos partizanes en guerra y luego en la posguerra enviando medicinas, ropa, alimentos , etc. transportados por el buque PARTIZANKA. Este grupo continuamos conmemorando el 29 de Noviembre porque consideramos que fué una acción solidaria y de hermandad entre todos los pueblos de Yugoslavia y así nosotros la seguimos considerando, una fecha en donde se motorizó la idea de una Yugoslavia moderna. Mañana domingo 4 de Diciembre en la Sociedad Mutual Yugoslava "Nas Dom"en Dock Sud (Buenos Aires) se conmemorará esta fecha, aunque muchos desearían borrarla, en la historia nada se puede borrar.
Un ABRAZO. Chau

sábado, diciembre 03, 2005 7:40:00 p. m.  
Anonymous Una joven desde Iberia... said...

La historia de tu vida se me antoja apasionante desde las huellas que dejan tus antepasados sobre ti, dándote un origen esloveno, serbio y mejicano... hasta tus propias experiencias que no acabo de ver: Naciste en algún lugar de la antigua yugoslavia? El 92 fuiste a México y antes del bombardeo de Belgrado ya estabas de vuelta?

Una última pregunta... te consideras lo que yo llamo yugoslavo y tú tan ingeniosamente y sustrayéndole todo contenido político traduces a eslavo-del-sur antes que mexijano?

Laka ti noc.

domingo, enero 08, 2006 9:12:00 p. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Hola, joven enigmática de Lorem Ipsum,

Muchas gracias por tus palabras. Ahora, vamos por partes. Como respuesta a tu primera pregunta: sí, nací en algún lugar de la antigua Yugoslavia, en Belgrado, para ser más exactos. En diciembre del 91, y al término de ya casi el segundo año de guerra (y amis más de 15 años de vida), mis padres decidieron que ya era más que tiempo para salir del país; mi mamá nos registró a mi hermana y a mí como mexicanos, a mi papá le dieron afortunadamente el permiso del ejército (aún JNA) para salir del país y llegamos a México. Aún no he regresado de manera definitiva a Belgrado. De hecho, vivo actualmente en Alemania. Lo que sí tuvimos la oportunidad de hacer es regresar por primera vez a visitar a mis abuelos, mi tía, primos y amigos, casi nueve años después, en verano del 2000. Ahora, la última y la más complicada respuesta: me considero igualmente oriundo de Belgrado, Serbia, como adolescente de la Ciudad de México. La yugoslaviedad (o el pan-sudeslavismo) al parecer, tardará un rato en regresar, de manera que por lo pronto prefiero decir ante la gente de la ex-Yugoslavia que soy "de los nuestros" (nas sam covek) y que hablo "nuestro idioma" (nas jezik), aunque definitivamente me siento más serbio que otra cosa. Mi identidad personal se erige como una mezcla explosiva de dos idiosincracias de por sí mezcladas y orgullosamente alternas: la balcánica y la latinoamericana.

Un abrazo y nos seguimos leyendo,
Daniel.

p.s. Laka noc i tebi.

lunes, enero 09, 2006 6:24:00 p. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Mario,

Disculpa la tardanza. No me lo creerás, pero se me pasó leer tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que de la historia nada se puede borrar, así tampoco la conmemoración del 29 de noviembre. Pienso que se tuvo una oportunidad única y valiosa de tender las raíces de un país fuerte que en su pluriculturalidad viera su fuerza, que pudiera ubicar la necesidad de un cambio sistémico y escapar al círculo vicioso de sus propias contradicciones generadas de su pasado plagado de intervenciones imperialistas que dejaron la huella nacionalista tan profunda. Tristemente, la corrupción, la burocratización y la desmedida ambición de la clase poderosa política minaron estos propósitos. Lástima. En lugar de despertar un día en un país que pudiera contar con las bondades de un socialismo liberal, un progresismo político, economía mixta y una confederación que sirviera de modelo de integración interétnica, despertamos a la calvarie de la deshumanización absoluta, la bestialidad y la limitación humana, un odio desmedido y nos volvímos de nuevo una presa fácil a los grandes intereses imperialistas que nos vuelven a explotan y esclavizar. Esta vez vamos hacia allá sonriendo.

Soñar no cuesta! Por un mundo donde quepan muchos mundos,

Daniel.

lunes, febrero 20, 2006 6:43:00 p. m.  
Blogger margarita said...

Hola!
Mi abuela salio de rusia y vivio muchos años en Serbia, cerca de Belgrado, en Novi Becej. Tengo prios en Novi Sad de la rama que se quedo alla. Yo te felicito por tu blog y te cuento que estoy contando las historias que conto mi abuela, y como las vivio.
Saludos

miércoles, mayo 16, 2007 10:04:00 a. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Estimado Arturo,

Es para este sitio un placer inmenso el que nos visites por acá. Me parece interesantísimo el que hayas dado con esta página por medio de la embajada serbia de Buenos Aires, lo que a la vez se podría explicar a través de la evidente falta de contenidos histórico-cultural-político-sociales sobre los países de la ex-Yugoslavia en la red. Fíjate que estaría encantado de participar con ustedes en el foro de Yahoo, con todo y que el humilde proyecto de Eslavos del sur se desarrolle del otro lado del Atlántico, en Alemania. En cuanto al diccionario, por el momento no necesitaría uno, ya que acabo de comprar uno muy bueno en el centro cultural Cervantes de Belgrado, aunque no dejaré de recomendarlo a cuanto entusiasta estudiante del serbio/croata o croata/serbio o serbio o croata que me encuentre.

Muchísimas gracias por tus palabras y la invitación y seguimos en contacto. Te mando un gran saludo,

***

Estimada Margarita,

Es un placer y un honor tenerte por estos sitios. Ya leí algunos escrito muy conmovedores y valientes en tu blog y desde luego, ya te incluí en los enlaces de esta página, ya que no todos los días se conoce a una persona tan valiente, sensible y maravillosa como tú. En cuanto a las historias de tu abuela, me parecen maravillosas y representan un valiosísimo testimonio único que ayuda a conocer la historia y los acontecimientos de estas regiones contadas a contra pelo, como diría Walter Benjamin, por los que normalmente no tienen voz y son los que en realidad tienen todo que decir. Felicidades múltiples, deseos de un alivio pronto y mucha fuerza te manda desde Eslavos del sur,

Daniel.

domingo, junio 03, 2007 12:44:00 p. m.  
Anonymous Marko Andrić said...

Hola Daniel,
felicitaciones para tu blog.
Mi nombre es Marko, y te escribo de Šabac, Serbia. Comienzo a aprender español, porque estoy interesado aprender más sobre nuestra gente (especialmente de Serbia), que salen de sus hogares para comenzar nueva vida en América Latina.
Pozdravi iz Srbije.
Izvini za moj Španski (tek sam počeo sa upoznavanjem jezika)

martes, julio 24, 2007 8:30:00 a. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Estimado Marko,

bienvenidísimo a este espacio. Es un privilegio tenerte por acá. En cuanto a tu español, éste me parece muy bueno, así que adelante y a seguirle dando. Por otra parte, aunque yo ya no viva en América Latina, viví en México 13 años y mis papás siguen por allá, de manera que más adelante escribiré algunas cosas más sobre esa experiencia. Según mis calculos, sin embargo, yo pienso que en México no han de vivir más de un par de cientos de serbios (de los cuales muchos van y vienen).

Onda, ostajemo u kontaktu i citamo se i dalje.

Sve najbolje,

Daniel.

martes, septiembre 25, 2007 10:08:00 a. m.  
Blogger Cecilia Noel said...

Hola Daniel:
Te felicito por tu blog, está muy bueno y te cuento que lo encontré en la red buscando centros yugoslavos de mi país (Argentina), sé que hay uno en Dock Sud pero no se exactamente donde, estoy ayudando a unos conocidos a encontrar a sus parientes aca, son descendientes de un hombre serbio que vino hace varias décadas a Buenos Aires, salió una nota publicada en el diario Clarín pero hasta ahora no se contacto nadie conmigo, te transcribo un poco de la historia a ver si alguien que entre a tu blog y tenga algún dato me pueda ayudar:Duca, desde Belgrado, capital de Serbia está buscando datos sobre el hermano de su bisabuela, que vino a la Argentina antes de la II Guerra Mundial. Su apellido, Bajsanski. Y trabajó de sastre, tengo una foto también si alguien necesita verla. Saludos y gracias: Cecilia.

lunes, noviembre 12, 2007 3:45:00 a. m.  
Blogger Miss Svjetlana said...

Hola Daniel,
espero que todavía esté funcionando este blog, ya que la última entrada fue hace 2 años.
Mi nombre es Svjetlana Mihaljevic, Serbia de Bosnia, viviendo en Chile.
Encontré tu blog buscando información sobre la historia de nuestra zona y me alegró mucho ver una visión distinta a la que se encuentra por lo general en el internet. Voy a recomendar el blog al profesor de historia de mi colegio para que lo lea.
Te felicito por el blog, ojalá siga funcionando.
Un saludo cariñoso y un abrazo

martes, junio 16, 2009 9:02:00 p. m.  
Blogger Daniel Durini said...

Hola Svjetlana,

es un gusto recibir correos electrónicos como el tuyo. Con el blog la cosa va lenta pero segura. El problema es la carencia de tiempo, pero espero pronto poder retornar al proyecto de "Eslavos del sur" (por cierto, la última entrada fue hace cuatro meses que no es excusa, pero mejora mi cargo de conciencia (ja); habría que probar bajo http://eslavosdelsur.blogspot.com).

Muchísimas gracias por tus bellas palabras que motivan a continuar. Por cierto, toda colaboración es siempre bienvenida.

Un abrazo de vuelta i citamo se...

Daniel

viernes, junio 19, 2009 2:17:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola lindo blog!

mi papá tmb es de serbia,tiene en mexico 17 años...

el proximo verano iremos a serbia!!!

wiii estoy muy contenta!

besitos!

Jimena Obradovic

jueves, septiembre 03, 2009 11:37:00 a. m.  
Blogger Nancy & Hernan said...

dovro<!!! mi abuelo nacio en dalmatia,javuka,creo ,el apellido era varenina , un abrazo a todos

jueves, mayo 27, 2010 9:17:00 p. m.  
Blogger L said...

Extranio tu blog!!

martes, julio 12, 2011 2:58:00 p. m.  
Blogger hernan said...

DOVRO !!
YO NACI EN DOCK SUD ,CENTRO YUGOSLAVO EN DOCK SUD J. M. Nuñez 1751 - Dock Sud - Avellaneda
Tel: 4205-0262

martes, julio 12, 2011 4:35:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home